Compartir

El FBI ha vuelto a solicitar a Apple acceso a dos iPhone pertenecientes al principal sospechoso de un tiroteo. La agencia cree que Mohammed Saeed Alshamrani, un miembro de las fuerzas aéreas saudíes, está detrás del crimen que mató a tres personas en la base aérea de Pensacola el pasado 6 de diciembre. Los agentes creen que Alshamrani poseía dos iPhone que están protegidos por el código de bloqueo. El FBI mandó una carta a la compañía tecnológica el pasado lunes para solicitar ayuda desbloqueando ambos terminales, según relata NBC News.

En una carta enviada a la que ya es consejera general de Apple desde hace dos años, Katherine Adams, la agencia de investigación indica que cuentan con permiso del juez para acceder a los dispositivos. Sin embargo, ambos están protegidos mediante una contraseña. Los investigadores han intentado adivinarla utilizando los más frecuentes, pero sin éxito.

Existe una complicación añadida con uno de ellos. Alshamrani murió en el ataque por disparos de un guardia, pero antes disparó una bala a uno de los terminales. Lo cual complica los esfuerzos por recuperar su contenido. El FBI quiere tener acceso a ambos a pesar de que el supuesto terrorista está muerto, por precaución, según la carta. En respuesta, Apple afirmó que:

Tenemos un gran respeto por las fuerzas de seguridad y siempre hemos colaborado de forma activa para ayudar en sus investigaciones. Cuando el FBI nos pidió información relacionada con este caso hace un mes, les dimos toda la información en nuestra posesión y continuaremos apoyándoles con los datos que tenemos disponibles.

 Este caso tiene ecos del pasado. En 2016, dos terroristas asesinaron a 14 personas en la localidad californiana de San Bernardino. En esa ocasión, un iPhone 5c de uno de los autores contaba con cifrado y la protección de borrado en caso de introducir mal la contraseña. El FBI solicitó a la compañía desarrollar un software que permitiese penetrar en su interior, a lo cual Apple se negó alegando que sería el equivalente de una llave maestra.

En la primera aparición oficial de Apple en años en la feria del CES celebrada en Las Vegas, CNBC pudo ver a Jane Horvath en una conferencia sobre privacidad. Horvath es la directora senior de privacidad global de Apple, por lo que aprovechó para defender el cifrado de esta manera:

Nuestros teléfonos son relativamente pequeños y pueden perderse o ser robados. Si vamos a apoyarnos en ellos [para guardar] nuestros datos de salud o finanzas, necesitamos asegurarnos de que si pierdes tu dispositivo, no vas a perder esos datos sensibles.

Esa puerta trasera es una manera de referirse a la creación de un software que supere las medidas de seguridad creadas por Apple para proteger sus dispositivos. Un software que el propio Tim Cook ha calificado de “ser el equivalente del cáncer”, debido a que pondría al resto de dispositivos de la compañía en peligro.

Fuente: Applesfera

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here