Compartir

Una empresa de tecnología llamada Ping An Tecnology, ha desarrollado un sistema de reconocimiento facial mediante las cámaras de los móviles o los sistemas de videovigilancia de los propios bancos.

Este reconocimiento facial puede identificar las diferentes expresiones de una persona e indicar en porcentaje hasta qué punto el usuario es fiable, como un detector de mentiras.

Las entidades financieras no utilizan este sistema para decidir cuándo dejar o no el dinero, sin embargo, si se detecta algo sospechoso, el cliente queda marcado para una investigación posterior.

Desde China, muchos usuarios utilizan de manera habitual los sistemas de reconocimiento facial. Alipay, China Merchants Bank, CITIC Bank, Bank of Jiangsu y Ping An Bank están apostando por estos métodos de seguridad desde 2014.

Los sistemas de seguridad son capaces de detectar minúsculas expresiones en el rostro y mediante la IA identificar posibles defraudadores. Los ingenieros de la compañía aseguran que ayudan a reducir las pérdidas de los bancos en un 60%. Unos beneficios bastante directos para los bancos, pero que sigue generando muchas dudas respecto a la privacidad de los clientes.

El e-commerce y los sistemas de pago desde el móvil se han popularizado a un ritmo vertiginoso durante los últimos años en China. En este despliegue, los bancos han encontrado en el reconocimiento facial un método para identificar a distancia el posible riesgo y tomar decisiones en remoto sin necesidad de tener un contacto directo con el cliente.

El sistema puede actuar de diferentes maneras: mediante cámaras que establecen una puntuación o realizando preguntas aleatorias en entrevistas para saber si la persona dice la verdad o miente. Según los datos de la compañía, el acierto es del 80% en estas pruebas directas con respuestas de verdadero o falso.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here