Compartir

El mandatario español, Pedro Sánchez, reconoció a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, tras cumplirse el plazo de ocho días dado a Nicolás Maduro para la convocatoria de nuevas elecciones presidenciales. Otros países europeos han decidido también este lunes reconocer a Guaidó, como Alemania, Reino Unido, Francia, Dinamarca, Austria y Suecia.

Sánchez en su comparecencia le ha colocado a Guaidó “un horizonte claro: el horizonte es el de convocar elecciones en el menor plazo de tiempo posible”. Ha recalcado la “posición consensuada” con la UE, y ha adelantado que contactará a los principales gobiernos europeos y latinoamericanos a lo largo del día. El presidente ha anunciado que promoverá un plan de ayuda humanitaria para Venezuela, con cientos de miles de refugiados saliendo del país.

El Gobierno español ha decidido ayudar a alcanzar “la libertad y la prosperidad” en Venezuela, a través de unas elecciones “libres y democráticas” con garantías y sin exclusiones en el menor tiempo posible.

Durante su intervención, Sánchez defendió hoy el multilateralismo como “indispensable” para la resolución de los conflictos y, en este sentido, defendió su trabajo para conseguir una postura común en la Unión Europea, así como sus conversaciones con los países latinoamericanos.

Agregó, que España impulsará y apoyará el grupo de contacto internacional que se creó en la UE el pasado jueves “a instancias del Gobierno de España” para acompañar a Venezuela en este proceso.

Precisamente esta semana el presidente ha protagonizado un viaje a República Dominicana y México dominado por completo por la crisis venezolana. Desde el primer momento Sánchez quiso mostrar su cercanía con la oposición de este país, y se reunió en Santo Domingo con algunos de sus representantes, que habían viajado allí por una reunión de la Internacional Socialista. Además, España ha decidido acudir como observador a la próxima reunión en Canadá del llamado Grupo de Lima, los países más duros con el régimen de Maduro.

En conclusión, los países de Europa, que hoy reconocen a Guaidó, dejan así claro que estos ochos días que dieron de plazo a Maduro eran solo una forma de ganar legitimidad y darle más garantías a una decisión política que ya estaba tomada la semana pasada y se ejecuta definitivamente ahora.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here