Compartir

En el día de ayer, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo informó que la ciudad cumplía con todos los indicadores sanitarios requeridos y que, como estaba previsto ese estado iniciaría este lunes su reapertura económica luego de dos meses y medio de cierre casi total por la pandemia del coronavirus.

En una primera fase se espera que hasta 400,000 trabajadores regresen a sus puestos en medio de importantes medidas de precaución para evitar un rebrote.

Los sectores de la industria, la construcción, la agricultura y la pesca pueden volver a operar en esta primera etapa, en la que también están autorizados a reabrir mayoristas no esenciales y minoristas con servicio de entrega en tienda.

Las autoridades calculan que esta semana reabrirán unos 16,000 comercios desde tiendas de ropa a negocios de electrónica y unas 3,700 empresas manufactureras, junto a más de 32,000 obras de construcción.

Por otro lado, la red metropolitana de transporte  retomará la frecuencia normal de metros y autobuses, cuyo uso se desplomó hasta un 90% durante la pandemia, y lo hará promoviendo el distanciamiento social cuando sea posible y el uso de mascarillas, para lo que contará con 3.000 voluntarios repartidos por toda la ciudad.

Cuomo destacó este domingo que la tendencia sigue siendo positiva en todo el estado, donde las hospitalizaciones han caído al mínimo desde el inicio de la crisis y donde el viernes hubo 35 fallecimientos, la cifra más baja, con un ligero repunte en la última jornada, hasta 45.

El gobernador explicó que por ahora no está claro qué impacto pueden tener las masivas protestas contra el racismo y la violencia policial de los últimos días, pero subrayó que es algo que preocupa y mucho a las autoridades sanitarias.

La Gran Manzana es la última zona del estado de Nueva York en comenzar la reapertura, mientras varias regiones están ya en la fase 2, que no llegará en la ciudad hasta dentro de dos semanas, como poco, pero que probablemente tendrá que esperar hasta “principios de julio”, según reiteró este sábado el alcalde, Bill de Blasio.

De Blasio dijo que si todo marcha bien esa fecha puede adelantarse, pero recalcó que no quiere generar demasiadas expectativas, porque la reapertura de la ciudad es mucho más compleja que la de otras zonas.

En esa fase 2 se espera que la Gran Manzana comience a recuperar un aspecto un poco más normal, pues, entre otras cosas, podrán comenzar a volver trabajadores a las oficinas que ocupan barrios casi enteros de la ciudad, que es el gran centro financiero y corporativo de Estados Unidos.

EFE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here