Compartir

Una familia del condado de Hillsborough (Florida, EE.UU.) descubrió este lunes un pequeño aligátor nadando en la piscina de su casa. Carlos Rivera, miembro de la familia, comentó a la cadena WFTS que sus parientes no le creyeron cuando les dio la noticia. “Todo el mundo pensó que estaba bromeando”, recuerda.

La familia decidió esperar hasta que el cocodrilo saliera de la piscina y capturarlo ellos mismos, ya que era de pequeño tamaño y no sabían a qué autoridad recurrir. Así que lo cerraron en un cubo de basura y lo soltaron en un estanque cercano donde hay anuncios que advierten de la presencia de estos reptiles.

Sin embargo, la Comisión de Naturaleza de Florida recuerda que hay servicios especiales que pueden capturar estos animales cuando representan un peligro para los ciudadanos. Asimismo, advierten que la legislación estatal prohíbe matar a estos animales, así como darles a comer, e instan a la población a mantener siempre las medidas de seguridad.

Fuente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here