Compartir

La industria del automóvil representa aproximadamente un 3.65% del PIB mundial. Sin ir más lejos, durante el pasado año 2017 se produjeron 73.4 millones de vehículos, según datos de la Organización Internacional de Constructores de Automóviles (OICA). En los últimos diez años la producción se ha incrementado hasta en un 25%.

Los fabricantes europeos han liderado este sector desde hace décadas junto a los gigantes japoneses y estadounidenses, pero ahora todos los ojos están puestos en lo que está por venir. El vehículo eléctrico se presenta como el futuro del sector y en China lo tienen muy claro.

En los dos últimos años se han duplicado las ventas globales de modelos eléctricos llegando hasta 1.2 millones en el año 2017, y en China se encuentra aproximadamente la mitad del mercado con una producción de 595,000 unidades.

Pero la apuesta de China no acaba solo ahí. Además de incentivar la compra de vehículos con cuantiosas ayudas a los usuarios, el país asiático ha invertido en construir una robusta red de carga y subvencionar a los fabricantes de vehículos y baterías.

Tan solo durante el año 2017 su infraestructura de cargadores creció en un 51%, llegando hasta a los 214,000 puntos de carga para vehículos eléctricos, híbridos y de pila de combustible. Aun así, su reto de cara a 2020 es conseguir llegar a la cifra de medio millón de puntos de carga públicos.

Además, empresas como Tesla planean también reforzar su infraestructura de carga duplicando el número de Súper Cargadores para llegar hasta los 2,000.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here