Compartir

La resaca es una enfermedad, pero de momento una que no tiene cura. El juzgado de Frankfurt ha sido tajante a la hora de desenmascarar a aquellas empresas que hace unos años comenzaron a comercializar bebidas y suplementos alimenticios que prometían librar a los bebedores de las nauseas y los dolores de cabeza del día después. En línea con la decisión judicial, la ciencia tampoco ha conseguido hallar ningún método que elimine de un plumazo sus efectos.

La sentencia. El tribunal de Frankfurt acaba de reconocer que la resaca es una enfermedad. El dolor de cabeza, las nauseas, los mareos o la fatiga que produce el exceso de alcohol forman parte de un cuadro sintomático en el que el organismo no se encuentra en las mejores condiciones y sufre interrupciones temporales que no le permiten llevar una vida normal. De hecho, en el entorno médico el término correcto para referirse a la resaca es “veisalgia”.

¿De dónde viene todo esto? Según cuenta The Guardian, el remedio contra la resaca creado por una empresa alemana prometía hacer desaparecer los síntomas anteriores gracias a una bebida y una barrita energética. Ante la ausencia de evidencias científicas, una asociación les demandó por competencia desleal. Ahora, la sentencia ha sido clara: en Alemania no pueden venderse productos cuya promesa sea curar el síndrome de abstinencia del alcohol porque la resaca está considerada una enfermedad y,  como tal, no puede curarse con alimentos o bebidas.

El negocio de los anti-resaca. Alemania no es el único país que ha albergado la producción de este tipo de remedios mágicos. En Estados Unidos un ingeniero de Tesla dejó la tecnológica de Musk para fundar su propia empresa de productos anti-resaca. ¿Su producto estrella? El Morning Recovery, un compuesto a base de hierbas y vitaminas que promete eliminar el ácido tóxico presente en el organismo cuando bebemos alcohol. La bebida regeneradora e inspirada en varios remedios asiáticos contra la resaca está a la venta en su propia web por un precio de 35 dólares el pack de seis botellas de 100ml. Hasta el momento, nadie les ha demandado.

¿Qué dice la ciencia? A pesar de que hay varias teorías que debaten sobre cuál es la sustancia concreta que desencadena la resaca, todas ellas coinciden en lo mismo: la culpa la tiene la metabolización del alcohol. Las investigaciones de Alcohol Hangover Research Group, un grupo de investigadores centrados en estudiar la resaca y sus efectos han llegado a la conclusión de que la resaca funciona como una reacción inflamatoria más del organismo. Y es que, al parecer las resacas vienen acompañadas de altos niveles de citocinas (agentes de comunicación intercelular) que informan al sistema inmunológico de que algo no va bien. ¿Cómo lo hacen? A través de los dolores de cabeza, las nauseas y los mareos.

No hay cura. Según el Instituto de Salud británico curar la resaca, por el momento, es poco probable porque hasta ahora lo que hay son aproximaciones sobre su origen y las posibles sustancias desencadenantes. A pesar de que existe un listado con 57 bebidas carbonatadas que ayudan a metabolizar el alcohol, no hay certezas firmes. Las recetas saludables para sobrellevarla mejor o el ibuprofeno para tratar de revertir la respuesta inflamatoria mencionada anteriormente, son algunos de los remedios más extendidos, pero que se quedan en eso, en remedios. Eso sí. La solución más extendida para no padecerla es unánime: no beber.

Fuente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here